verbale multa online dating Ver el sexto dia online

En griego moderno también se numeran excepto el séptimo sávato, el primero kyriakí (día del Señor), y el sexto paraskeví (día de la preparación).

En portugués los días de lunes a viernes se llaman Segunda-feira, Terça-feira, Quarta-feira, Quinta-feira, y Sexta-feira, y los dos restantes se llaman como en español, Sábado y Domingo.

Hace 600 años, Chaucer describió estas mismas creencias (que él creía de origen griego) en su Tratado acerca del astrolabio (en el capítulo «Declaración especial acerca de las horas de los planetas»). y es la autoridad más conocida sobre astrología en el mundo antiguo, la primera hora del día comenzaba al atardecer, lo cual era tradicional entre griegos y babilonios.El texto de Chaucer es traducción de un manuscrito griego mucho más antiguo. Dice también que las mitades diurnas y nocturnas del día eran presididas por los astros que corresponden a la primera hora de cada mitad.Mientras que los idiomas mediterráneos orientales reflejan la numeración de los días de la semana, los idiomas de Europa Occidental (excepto el portugués) reflejan los nombres de los astros móviles del firmamento: Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno, Sol.Estos siete cuerpos celestes dieron sus nombres a los días de la semana: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes.Esto se confirma por un grafiti pompeyano que nombra el 6 de febrero del 60 un domingo, cuando actualmente se diría que fue miércoles.

Al parecer, la cuenta de los días de la semana tras la primera hora diurna constituía una semana alterna a la ordinaria, como se desprende de las cartas pascuales del obispo Atanasio, y en una tabla de fechas pascuales para los años 311-369 que sobrevive en una copia etíope.Por lo tanto creían que la primera hora era regida por Saturno, la segunda hora por Júpiter, y así por el estilo.También creían que después de que pasaban las primeras siete horas (regidas por los siete astros conocidos) la cuenta se repetía.154) prueba que los seguidores del culto a Sin (en Harrán), a quienes los escritores árabes y sirios conocían como arranianos o sabeanos les habían puesto los nombres de los planetas a sus días.Como los hebreos y otros pueblos, consideraban que el día dedicado a Saturno era el séptimo día, así que comenzaban la semana con un día dedicado al Sol.En hebreo simplemente se numeran (primer día, segundo día, tercer día, etc.) contando desde el domingo, excepto el séptimo y último, que se llama shabbat.